Es importante el sueño porque sirve para repararnos, reponernos y le da el descanso necesario a tu cerebro para mantenerse saludable y productivo. Por eso, te compartimos algunos consejos para que mejores tu descanso.

1. Reducí el consumo de cafeína y tabaco.

El cigarrillo es perjudicial para la salud, pero si no te sentís en condiciones de dejarlo, para mejorar tu sueño, al menos reducí su consumo.

En tanto la cafeína, también estimulante, acelera tu sistema nervioso y lo pone en modo de alerta. Es sumamente contraproducente para un sueño relajado.

2. Hacé ejercicio.

Los ejercicios aeróbicos en especial, como caminar o correr, son beneficiosos para tu cuerpo y tu salud. Pero además, te ayudan a oxigenar la sangre, tu cerebro y mejoran notablemente la calidad de tu descanso.

3. Evitá la estimulación lumínica.

La televisión, tablets, computadoras, e incluso el teléfono móvil, emiten ondas de luz que sobreestimulan tu sistema nervioso y cerebro. Es importante cuando vas a la cama, evitar el consumo de estas pantallas para darle la señal a tu cerebro que tiene que relajarse y prepararse para dormir.

4. Diseñá tus propios horarios y rutinas.

Tener una hora para irse a dormir y una para levantarse de forma rutinaria le ayuda a tu cuerpo a programarse diariamente para hacerlo. 

5. Si no te podés dormir, levantate.

Estar durante horas dando vuelta en la cama no va a hacer que te duermas. Tu cuerpo necesita relajarse y disponerse para dormir. Por eso, si estás varios minutos sin poder dormirte, levantete y lee o caminá. Hacé alguna actividad que te ayude a relajarte, cansarte y sentir sueño.