El golpe de calor es el aumento de la temperatura del cuerpo al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento. Se puede producir por una exposición prolongada al sol (insolación) o por hacer ejercicio en ambientes calurosos y poco ventilados.
En estas situaciones el cuerpo comienza a tener problemas para regular la temperatura interna y esta comienza a elevarse. El golpe de calor producirse en el momento o luego de algunos días de alta temperatura.

Golpe de calor

Los síntomas pueden ser muy variados, entre los que pueden estar:

  • Sed intensa y sequedad en la boca
  • Temperatura mayor a 39º C (medida en la axila)
  • Sudoración excesiva
  • Sensación de calor sofocante
  • Piel seca
  • Agotamiento, cansancio o debilidad
  • Mareos o desmayo
  • Vértigo
  • Calambres musculares
  • Agitación
  • Dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos
  • Dolores de cabeza (sensación de latido u opresión)
  • Estado de confusión, desorientación, delirio o incluso coma o convulsiones

 Calor oficina

Como medidas de prevención, es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • No esperar a tener sed para tomar líquido
  • Tomar abundante agua, preferentemente a temperatura ambiente o fresca, pero no excesivamente fría
  • Evitar bebidas con cafeína, con azúcar en exceso o muy calientes
  • Consumir frutas frescas y ensaladas ya que hidratan y nos mantienen frescos
  • No consumir bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal
  • Evitar la actividad física intensa

Tomar agua

Cuando el golpe de calor aparece, no hay que desesperarse pero es importante actuar rápido. Intente bajar la temperatura con hielo, ubicarse en un lugar fresco y ventilado, y consumir agua fresca. No hay que tomar medicamentos antifebriles ni friccionar la piel con alcohol. Ante cualquier duda, lo mejor es consultar al médico o acercarse a un centro de salud.